Este informe presenta el estudio del caso de un edificio de oficinas bioclimático diseñado para las condiciones tropicales del Valle Central de Costa Rica, recientemente construido. El informe analiza el uso de elementos climáticos naturales y conceptos y mecanismos bioclimáticos como recursos para diseñar y adecuar la Arquitectura de la franja tropical del planeta. En un esfuerzo renovado, la humanidad debe reaprender a balancear la relación entre Arquitectura y Naturaleza. Climatizar con el clima es por lo tanto un desafío arquitectónico en búsqueda de la sostenibilidad en las latitudes tropicales. La construcción del edificio HOLCIM representa un compendio de esfuerzos de la empresa industrial interesada en promover el desarrollo sostenible y el grupo de arquitectos y ecólogos avocados a estos mismos objetivos en su desempeño profesional.

El clima natural es un recurso que debe ser explotado para acceder al bienestar dentro de los edificios, especialmente en los países pobres. La arquitectura bioclimática tiene un enfoque coherente y sostenible para manejar el ambiente y puede ser fácilmente replicado por la gente local. Por esta razón, climatizar con el clima parece ser una práctica válida y adecuada para los países en desarrollo. Las prácticas bioclimáticas deben confrontarse y recuperarse de los modernos métodos artificiales de control microclimático. Además es importante validar el comportamiento de los edificios bioclimáticos para valorar la capacidad de estas estructuras de proveer habitabilidad y verificar la efectividad de los elementos arquitectónicos y técnicos empleados para crear bienestar. Las condiciones ambientales internas del edificio fueron comparadas con las mediciones microclímaticas obtenidas en el exterior y con los resultados de un modelo diseñado para planificar el diseño. Los datos obtenidos en el campo, fueron utilizados para valorar el comportamiento del edificio según los estándares de las Normas ISO.

La arquitectura del edificio HOLCIM tenía como meta lograr el bienestar ambiental interno usando energía natural como recurso principal para evitar el uso de aire acondicionado. El resultado fue un conjunto de cuatro edificios localizados estratégicamente, los cuales encuadran un patio central. Los edificios son permeables a los elementos externos y presentan una serie de importantes elementos arquitectónicos que proveen sombra. El paisajismo, consistió en la siembra de 174 árboles diversos, 1100 cafetos y variedad de arbustos y enredaderas, los cuales se sumaron a los ya existentes. La mayoría de estas especies son endémicas, plantadas intencionalmente para atraer la fauna local existente. La vegetación interna juega un papel importante en la climatización interna del edificio, contribuyendo a bloquear la radiación solar excesiva y reducir la deposición de polvo. Al edificio de acceso se llega atravesando unas fuentes climáticas y angostos canales de agua, y siendo el más expuesto de todos, está parcialmente protegido por el “diapasón del viento” que consiste en un muro perforado de concreto pulido.

Puede leer este interesante articulo completo en “Climatizando con el Clima”

Fuente: http://www.proyectando.com.ar


FerberCons:


Anuncios