NAVE_CEBADERO_PORCINO_LECINENA3_1

Antiguamente en las granjas sólo trabajaban los miembros de la familia, pero la situacion ha ido cambiando y las explotaciones han tenido que ampliarse para hacer frente al aumento de los costes de producción y las continúas crisis de precios.

Hay circunstancias que hacen poco atractivo incorporarase al mundo de la ganadería intensiva. Esta actividad requiere una atención permanente a la granja y a los animales durante todo el año y el cumplimiento continúo de normativas sanitarias, medioambientales o de bienestar animal de la Unión Europea.

Iniciar una actividad ganadera requiere una gran inversión inicial, unos 240 mil euros aproximadamente, y normalmente una persona joven no puede permitírsela, a no ser que ese joven releve al anterior titular de la explotación que lo más común es que sea algún familiar.

La situación en el ovino es preocupante, porque la mayoría de los granjeros son personas de unos 60 años de edad.

En el sector porcino, la crisis de precios ha hecho que los ganaderos se hayan reducido en número hasta en un 50% , aunque afortunadamente el censo de animales se mantiene estable.

En la avicultura o en el área del caprino, la inversión inicial para comenzar la producción no es tan importante y esto hace que la perspectiva sea más optimista.

Ante estos factores, las bazas del sector ganadero son la producción de calidad y un alto valor añadido, sin olvidar el intento de acceso a las ayudas o subvenciones de la Administración para la construcción de granjas o naves agrícolas.

Anuncios